Nos encontramos en vísperas de San Valentín, santo del amor, santo de los enamorados y he pensado exponeros hoy mis razones para unir el amor y la empresa. El amor es un sentimiento y, como toda emoción o sentimiento creemos que se encuentra muy alejada del universo empresarial. Os voy a demostrar que estamos muy equivocados.

En primer lugar me he dirigido a la R.A.E (Real Academia Española) para ver qué es eso del amor. De las catorce acepciones os destaco esta:

Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.


Leyendo esta definición y reflexionando llego a la conclusión de que enamorarse de una empresa no es ni tan descabellado ni tan extraño como puede parecer a priori. Pensémoslo un poco.

Hay tantas formas de amor como individuos, pero a la hora de acotar el terreno empresarial puedo distinguir tres maneras de amar en la empresa.

Enamórate de tu empresa.

La idea ha sido tuya, has puesto todo tu esfuerzo en sacarla adelante, es tu pasión, te despiertas y acuestas con tu sueño, crece contigo.

¡ Definitivamente estás locamente enamorado de tu empresa!

 

Enamórate de su y tu empresa.

Trabajas por y para ella, no es tuya, pero la sientes como tuya. Creces con ella, mejoras con ella y luchas por ella.

¿ Intraemprendedor, te parece poco el enamoramiento?

 

Enamóralos.

Los clientes deben sentir que son especiales y únicos para tu empresa, se sienten identificados, los haces felices y los escuchas. Atiendes sus necesidades, sus quejas y los defiendes.

Este amor debe ser mutuo.

Además debe haber una relación de amor entre tu empresa y el entorno, un respeto  por lo que nos rodea y por lo que supone nuestra empresa para la sociedad.

Hay que tener en cuenta, que hagamos lo que hagamos, el amor hay que mantenerlo. ¿Cómo lo hacemos?

Podemos hacer muchas cosas, se me ocurren mínimo las siguientes:

  1. Mantengamos la pasión. A todos los niveles de la empresa debemos trabajar con pasión y en un mismo sentido.
  2. No caigamos en la rutina. No dejemos de crear, innovar y aportar a la empresa para enriquecerla y no perder la ilusión.
  3. Afrontemos los problemas unidos. Rememos juntos en la misma dirección bajo cualquier curcunstancia, con viento a favor o en contra.
  4. Tengamos visión de futuro. Proyectemos y miremos hacia adelante.

 

Por lo tanto, tenemos muchas razones para celebrar que estamos enamorados en nuestra empresa.

 

 

Si te interesa el tema, puedes consultar además:

 

Empatía y empresa

Humor y empresa

 

Ponte en contacto con nosotros, te aseguramos que hay otra manera de hacer las cosas en la empresa.

Conócenos.

Compratelo!!!
Share This