Continuamos con la serie de posts relacionados con la gestión de conflictos. En relación a la importancia capital que tiene la comunicación en los conflictos diarios en nuestras empresas vamos a analizar ejemplos frecuentes que nos podemos encontrar en nuestro día a día. Analicemos algunos de los errores de comunicación en el entorno laboral y cómo podemos afrontarlos y solucionarlos.

 

Siempre “yo” y no “nosotros”.

 

Error de comunicación que inunda e infecta a nuestras empresas: el “jefe” se apunta los logros de manera personal y los fracasos a título colectivo. ¿Os suena?

Este fallo tan común  perjudica la comunicación interna de la empresa, afecta a la imagen corporativa y hace que los empleados se sientan excluidos. Que los empleados se sientan no partícipes de los logros hace que sean menos participativos, que no tomen decisiones, que no sean creativos y que no se sientan identificados e implicados con los objetivos y filosofía de la empresa. Esto, sin duda, afecta directamente a la productividad de la empresa.

La solución es tan simple como entrenar los “nosotros” en las comunicaciones y por parte de los jefes, interiorizarlo y verbalizarlo para que un simple cambio de palabra y de pensamiento haga que nuestra plantilla retome su autoestima y se sienta más motivada lo que nos generará grandes beneficios.

 

Huir de los temas difíciles.

 

Seguramente tendremos en la retina la típica imagen del director o gerente que huye por la puerta de atrás para no tener que decirle a alguien que está despedido, por ejemplo. Un recorte de plantilla, una situación financiera delicada o cambios radicales en los puestos, suelen ser algunos de los temas más difíciles de comunicar al resto de la empresa.

Sabemos que no es tarea fácil pero no es una cuestión que debe delegarse, ni evadirse.Esta conducta tan tristemente frecuente es muy negativa para el jefe y para la plantilla:

  • El gerente transmite la sensación de falta de responsabilidad y de liderazgo, genera desconfianza y su figura como conductor del grupo se cae por completo. ¿Si en un accidente de barco, el capitán es el primero que se tira al agua para salvarse la tripulación y pasajeros cómo lo verán? Es sencillo trasladar esta situación a la empresa.
  • Los empleados se sienten sin confianza y seguridad ante su líder y creará una inseguridad ante los casos de crisis. Esta inestabilidad afecta luego en cualquier faceta que el líder o conductor del grupo quiera tomar, por lo tanto afecta muy seriamente a la productividad de la empresa.

La solución: afrontar sabiendo afrontar, eso es totalmente entrenable.

 

 

Esos comentarios inapropiados……

 

En muchas mas de las ocasiones que nos puede caber en nuestro disco duro interno los directivos hacen bromas que pueden ser ofensivas para la otra persona. No está relacionado con el sentido del humor, está relacionado directamente con la falta de empatía y sensibilidad ante la otra persona; no se toma en cuenta el carácter y los valores de cada persona.

Esta situación crea un conflicto en la persona ofendida que no se manifiesta ya que normalmente la persona no expresa su molestia ante el comentario o broma en cuestión y la relación se vuelve tensa y la comunicación se ve resentida profundamente.

La relación de respeto en la empresa debe existir siempre, sin importar el grado de confianza, amistad, cargos o ambiente relajado o distendido. Hay que saber dónde está la línea roja entre el sentido del humor y la ofensa.

¿Cómo lo solucionamos? Sentido común y respeto por el otro. ¿Difícil?. Sólo hay que esforzarse un poco.

 

Estos son sólo tres ejemplos de errores frecuentes de comunicación que ocurren día a día en empresas, que son solucionables y que las ventajas de conseguirlos han sido expuestas anteriormente y son evidentes.

 

Si necesitas asesoramiento en este tema, te interesa o quieres tratar estas tareas en tu empresa, contacta con nosotros. Encantados  guiaremos a tu empresa hacia la mejora.

 

Si te interesa el tema, puedes continuar leyendo:

 

Compratelo!!!
Share This