Los conflictos son inevitables en el entorno laboral ya que pasamos gran parte de nuestra vida en un entorno, el espacio de trabajo, donde nos relacionamos con otras personas. Pueden surgir conflictos entre compañeros de trabajo, supervisores y subordinados o entre los empleados y grupos de interés externos, tales como clientes y proveedores.

Manejar y conocer los conflictos es una competencia clave de gestión que cualquier empresario ya sea de pequeña, mediana o gran empresa debe poseer. Es clave estudiar y practicar habilidades efectivas de manejo de conflictos para mantener un ambiente de trabajo positivo en nuestras organizaciones.

 

Este post forma parte de una serie en la que semana a semana profundizaremos en el tema de los conflictos en el entorno laboral, los definiremos, conoceremos y aprenderemos a gestionarlos de una manera eficaz.Te invito a que nos acompañes en todo este bloque temático.

En primer lugar definiremos qué es un conflicto y cuáles son los ejemplos más comunes que nos encontramos en el entorno laboral.

 

¿Qué es un conflicto?

 

El término conflicto hace referencia a la situación en la que se enfrentan dos o más personas por sus valores, perspectivas u opiniones que son contradictorios entre sí, no llegando a un acuerdo entre ambas posturas.

 

gestión eficaz de conflictos

Ejemplos comunes de conflictos

 

  • Conflictos de liderazgo

Los choques de personalidad entre los que dirigen y los que son dirigidos causan generalmente una gran fuente de conflictos interpersonales. Los empleados pueden sentirse tanto intimidados, presionados o cohibidos por un gerente autoritario o pueden percibir desorientación e intranquilidad de gerentes que no intervienen.

  •  Conflictos con clientes

Es el conflictos con los clientes es el día a día sobre todo con los empleados de ventas y servicio al cliente.Un conflicto muy común experimentado por los vendedores es un cliente insatisfecho que se siente defraudado personalmente por un vendedor individual.

 

  • La discriminación

Discriminar en el trato, en el reparto de trabajo, en la asignación de recompensas, la preferencia exclusiva por otros puede ser una fuente de conflicto acalorado, lo que llegar a desencadenar en problemas legales para una empresa. Asignar siempre , por ejemplo, a un empleado las tareas de trabajo de más baja categoría dentro de su grupo. Este empleado puede albergar resentimiento contra los miembros del equipo y directivos, con el tiempo respondiendo a través de una disminución de la productividad o llegar a el conflicto verbal directo.

 

  • Revisión de desempeño

Tanto recibir continuamente una evaluación de desempeño negativa, como que nunca llegue una repercusión por el desempeño positivo es motivo de conflicto continuo en nuestras empresas.No recibir ese esperado y más que ganado aumento de sueldo, esa promoción prometida y más que evidente u otros incentivos relacionados con el rendimiento pueden ser fuente de frustración y ataque directo y descontento a través de una actitud negativa en el trabajo.

 

Estos son algunos ejemplos de situaciones que generan conflicto en las organizaciones.Sea cual sea el conflicto, nunca se tiene que tratar de gestionar las situaciones de conflicto donde los gerentes tengan categóricamente la razón y los empleados estén siempre equivocados y no miren el bien de la empresa.este enfoque lo único que nos asegura es perder a los buenos empleados.

 

 

Desde FeelQuality nos ocupamos y preocupamos por todo lo que ocurre en tu empresa y te ayudamos a que consigas lo mejor de ella.

Contacta con nosotros y te invitamos a que continúes leyendo y compartiendo nuestros post.

Compratelo!!!
Share This