Dedicar más horas al trabajo no tiene por qué traducirse en una mayor productividad.

La productividad laboral tan ansiada es simplemente saber utilizar los recursos de los que dispone nuestra empresa de una forma adecuada. Pero, la gran mayoría de las veces no conocemos nuestros recursos, o no somos conscientes de ellos. El más importante, pero a la vez el más difícil de controlar y al que menos tenemos en cuenta es el capital humano.

Te ofrezco unas sencillas claves para lograr la productividad en tu empresa:

  • Define bien los objetivos. Es fundamental que los empleados tengan claro cuáles son sus objetivos. Los puedes recordar de diferentes maneras, por ejemplo  mediante reuniones periódicas, boletines, comunicados internos  o simplemente a través del contacto directo entre empresario y trabajador.
  • Crea un buen ambiente de trabajo. Un ambiente de trabajo saludable  afecta directamente a la productividad. Cuidar factores como la iluminación, las herramientas de trabajo, las sillas, el ruido,  etc. son fundamentales. A  simple  vista nos pueden parecer detalles  sin importancia, pero está más que demostrada y corroborada la importancia crucial que tienen.
  • Cuida la comunicación efectiva. Puedes llevar a cabo reuniones cada cierto tiempo,  y eso no os garantiza la comunicación efectiva. Debe existir un clima de comunicación constante y sincera.
  • Propicia la sinergia entre los empleados. Es decir, fomenta el trabajo en equipo, la conciencia de la cooperación y la pertenencia al grupo. Es muy importante no fomentar la competencia voraz y los individualismos.
  • Apuesta por la creatividad. Incita  a pensar nuevos proyectos, a aportar nuevas ideas y a involucrarse en el alma de la empresa. Para esto, es necesario que pongas a su disposición las herramientas necesarias para llevarlos a cabo, este pequeño detalle pasa muchas veces desapercibido: si quieres que sean creativos, propicia la creatividad, pon medios.
  • Debes saber delegar. Todos sabemos lo difícil que es delegar, pero para un incremento de la productividad debes ser capaz de delegar tareas a tus empleados.
  • Haz uso de la tecnología. Contar con una tecnología adecuada  a vuestra empresa y actualizada. Esto supone además que los empleados estén capacitados para el uso de las nuevas tecnologías, lo que quiere decir que tienes que tener muy en cuenta la formación continua de vuestra plantilla.
  • Comunícate constantemente con los clientes. Los objetivos de tu empresa tienen que estar ligados a las necesidades de éstos. No vamos solos, recordémoslo siempre.
  • Evalúa continuamente. Evaluación, análisis y plan de acción constante ante todos los procesos implantados.  Esto permite conocer si estáis  yendo por el camino correcto o no.
  • Establece incentivos. Son un factor que aumenta la productividad de los trabajadores, puesto que son conscientes de que si alcanzan los objetivos establecidos, lograrán una recompensa por parte de la empresa. Pero, hay que saber estudiar los incentivos, adecuarlos a los trabajadores, conocerlos bien y sobre todo buscar incentivos relacionados con la motivación intrínseca.

 

Está claro que cuanto mayor sea la productividad de tu empresa, mayor rentabilidad observarás en ella. De esta manera, la gestión de calidad es una herramienta fundamental para que tu empresa logre incrementar la productividad.

Si quieres saber más, contacta con nosotros, te atenderemos a tus cuestiones encantados.

 

Compratelo!!!
Share This