Continuando con la línea de post dedicados al tema de la Gestión de Riesgos, vamos a desgranar a los que generalmente las empresas se pueden enfrentar. La ISO 9001:2015 nos acerca la necesidad de identificar los riesgos de nuestro Sistema de Gestión, considerándolo como un proceso más y esto hace que todo el sistema actúe como una gran acción preventiva donde se tienen en cuenta todos los elementos internos y externos de la empresa. A partir de esta revisión de la norma, las organizaciones que quieran implantar un Sistema de Gestión de Calidad tendran que ejecutar y poner en marcha un Sistema de Gestión de Riesgos. Para ello, en primer lugar acerquémonos a identificar los riesgos de nuestra empresa.

 

¿Qué riesgos puede tener mi empresa?

 

Podemos determinar algunos riesgos generales:

  • Interrupción de la actividad: Debido a accidentes o incidentes, la empresa deja de vender, pierde bienes y deja de satisfacer al cliente. Un incendio o una inundación, por ejemplo.

  • Pérdidas de propiedad. Un robo, por ejemplo de equipos informáticos, nos hace tener grandes pérdidas en nuestra empresa.

  • Riesgos de Personal. La fuga del talento, la baja o incapacidad de personal clave o la mala selección de personal y adecuación a los puestos pueden suponer a nuestra empresa grandes pérdidas.

  • Riesgos por falta de responsabilidad legal. Causar daños a los demás, al entorno, a los trabajadores, a la sociedad.

  • Riesgos relativos a la seguridad de los trabajadores. Siniestralidad laboral, prevención de accidentes.

Y riesgos centrados en el Sistema de Gestión de Calidad:

    • Duplicar tareas.

    • Usar documentación obsoleta.

    • Burocracia en la documentación a utilizar.

    • Desconocer los procedimientos de trabajo.

    • No llevar a cabo los objetivos del sistema por falta de recursos

    • Indicadores que no nos dan información sobre la eficacia y eficiencia de los procesos.

    • No detectar todas las no conformidades que se producen.

    • Auditorías internas ineficaces

    • Evaluar la satisfacción de los clientes de una manera no adecuada.

    • Planes de formación ineficaces.

 

Lo más complejo para las empresas, en definitiva es entender el concepto de riesgo, apreciarlo en su organización y después del análisis, saber aplicar un tratamiento adecuado. La ISO 9001:2015 lo que nos exige no es que se realice un Sistema de Gestión de Riesgos sino que se :

 Identifique, Verifique y Planifique

Identifique, Verifique y Planifique

 

  • Identifiquen todos los riesgos que puedan afectar al sistema,

  • Verifique la conformidad de cada producto o servicio y

  • Planifique con toda esa información.

 

En definitiva, lo que exige la norma es un enfoque del pensamiento basado en el riesgo. Se considera la prevención a un más alto nivel alineada ahora con la gestión de los riesgos.

 

Se deja desde la norma libertad a la empresa para que establezca las medidas que crea necesarias y desarrolle un enfoque basado en el riesgo.

Si la empresa quiere establecer un Sistema de Gestión del Riesgo existen diferentes herramientas específicas, como puede ser la norma ISO 31000 «Gestión de Riesgos.Principios y aplicaciones» que facilita la gestión y se adapta a cualquier tipo de organización.


Si necesitas más información, puedes consultar los post relacionados:

 

Si estás pensando en que tu empresa necesita un cambio, una mejora sustancial, que te gustaría que tu empresa fuera por otro camino, contacta con nosotros. Estaremos encantados de atender todas tus necesidades.

Compratelo!!!
Share This