Es verano, y para muchas empresas, es un periodo de menor actividad. El que haya menor movimiento no significa que bajemos la guardia y seamos improductivos.

¿Se puede ser productivo y mejorar nuestra organización en verano?

Te damos 10 claves para sacarle el máximo partido a tu empresa en periodo estival:

 

1. Reflexiona.

Es tiempo para pensar en tu plan estratégico, si estás cumpliendo objetivos, revisa la misión, visión y valores de tu empresa, solventa todas esas dudas que han aparecido durante este primer semestre, analiza la viabilidad económica, haz balances, resume incidencias.

Ahora es el momento de que eches el freno de mano, pienses en todo lo que rodea a tu empresa y utilices esta información tan valiosa para tomar decisiones eficaces.

 2. Crea.

Ahora, que estás más relajad@, más pausad@ y cambias de ambiente, puedes observar y escuchar de otra manera: la creatividad aflora. Pero, no la dejes escapar: apunta todas tus ideas, selecciona, dale forma. Pueden surgir nuevos servicios, nuevas formas de acercarte a los clientes, nuevos nichos de mercado; no le temas a tu imaginación.

3. Fórmate.

Es el momento ideal de hacer ese curso que no has podido, leer ese libro pendiente, echarle un vistazo a ese listado de post pendientes en tu bandeja de “saber más”, estar al corriente de novedades que afectan directamente a tu empresa: legislación, nuevas herramientas, nuevos recursos, tecnologías, etc.

4. Autoevalúate.

Sé sincer@ contigo mism@ y evalúa variables cruciales para tu empresa que tienen que ver contigo, como pueden ser: análisis del fracaso, toma de decisiones, solución de problemas, gestión de conflictos, gestión de recursos, gestión de personal, debilidades, fortalezas,…

5. Planifica.

Vuelca toda la información que tienes para planificar el siguiente semestre con efectividad y sentido común. Establece plazos alcanzables, organiza una calendarización realista, ajusta  y programa las tareas. Sé consciente de lo importante, lo urgente y sobre todo, planifica teniendo en cuenta el factor más importante de tu empresa, las personas que la componen.

6. Ordena y elimina lastres.

Elimina todo lo que ralentiza tu trabajo, ordena, simplifica, evita duplicidades, limpia de impurezas todo tu sistema de trabajo. Echa un vistazo a tu despacho, a tu escritorio físico, archivos, escritorio de tu portátil, ordena tu Smartphone, elimina aplicaciones que no uses, elimina documentos duplicados, limpia y ordena tu correo electrónico, ordena tus archivos en la nube, etc..

El tiempo que le dediques a esta ardua tarea se verá recompensado luego con una mejora notable de tu productividad.

7. Analiza tu equipo.

Escucha a tu equipo, pídeles feedback, analiza su rendimiento, estudia causas de problemas y ofrece soluciones, gestiona incentivos, trabaja la motivación, crea un buen ambiente laboral, mejora la comunicación interna. Es tiempo de definir puestos de trabajo, estrategias de selección, gestión de talento, promoción interna, etc…

8. Mejora la comunicación con tus clientes.

Aspectos tan importantes como optimizar nuestra web, nuestra imagen corporativa, añadir nuevos canales de atención al cliente, gestión de redes sociales, crear nuevos posts para lanzarlos tras el verano, eliminar aspectos obsoletos, son algunos ejemplos.

9. Empatiza con los clientes.

Acciones como conocer la satisfacción de nuestros clientes, realizar un mapa de empatía, investigar sus necesidades y adelantarnos a ellas o analizar efectivamente a nuestros clientes potenciales  son tareas sencillas y muy valiosas para tu empresa.

Es tiempo de dejar de mirarte el ombligo y mirar a través de los ojos de tu razón principal, tu cliente.

10. Mima tu red de contactos.

Aprovecha tu lugar de vacaciones para visitar a esos contactos que residen allí, no cortes la comunicación con ellos, amplía tu red, asiste a eventos de negocios veraniegos, son mucho más distendidos, creativos y agradables. Hace calor, pero eso no significa que tu empresa no siga funcionado.

Ten siempre preparado tu elevator pitch y tus tarjetas de visita junto a tu protector solar. Las oportunidades no entienden de grados centígrados.

 

¿Todavía piensas que el verano es tiempo de inactividad? Definitivamente, si te lo propones, el verano es tiempo de mejora empresarial.

 

 

¿Necesitas ideas? Contacta con nosotros

 

 

Creemos que te puede ser interesante, además:

 

Si te ha gustado, comparte en tu red.

Esperamos tus comentarios.

Compratelo!!!
Share This